sábado, 19 de mayo de 2018

LA FE SÓLO ES FE EN EL ACTO DE LA OBEDIENCIA

20 de Mayo de 2018
LA FE SÓLO ES FE EN EL ACTO DE LA OBEDIENCIA
Necesariamente la obediencia y la fe han de mantenerse unidas, pues la una depende de la otra: (Santiago 2:17) “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma”. La fe sólo se da en la obediencia, nunca sin ella, y en que la fe sólo es fe en el acto de la obediencia. Teniendo presente ésta firme enseñanza, y después de lo hasta aquí expuesto, alguno se preguntará si: ¿A pesar de mi falta de compromiso con el Padre y obediencia a la Palabra, me hallo todavía en la Voluntad de Dios? Para resolver esta duda, vamos a aclarar algunos conceptos básicos en esta predicación. Por favor acompáñenme a ver la respuesta y la Verdad en Palabra de Jehová Dios: (Mateo 6:33) “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su Justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Es cierto que podemos buscar el Reino de Dios, o no buscarlo. Sin embargo, en caso de tomar la decisión correcta, también hemos de tener en cuenta el grado de entrega y compromiso con Jehová Dios y su obra por medio de Jesucristo y el Espíritu Santo. En cierta manera, la intensidad con la que experimentamos la Voluntad de Dios puede ser mayor o menor; Nuestro andar cristiano puede que marchemos con superior o inferior altura de consagración.
Es cierto, podemos vivir la Voluntad de Dios con un nivel de compromiso pobre, o bien, en el lado contrario, mostrarse muy generoso. Nuestra vida espiritual puede permanecer fuerte, o en cambio revelarse muy débil. Cada cual elige seguir a Jesucristo con mayor o menor grado de renuncia: (Mateo 10:39) “El que halla su vida, la perderá; Y el que pierde su vida por causa de Mí, la hallará”. ¿Con qué medida de egoísmo estoy viviendo? Cuanto más viva para mí, mayor es la pérdida de la vida de Jesucristo. Y así seguimos valorando los niveles de nuestro ofrecimiento a nuestro Padre Celestial y Dios. La advertencia de nuestro Señor Jesucristo de ninguna manera podemos esquivar: (Mateo 7:16) “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”. Cómo cristianos podemos caminar, en mayor o menor medida, conforme la Voluntad de Jehová Dios. Pero, ¿Qué tipo de fruto estás llevando? ¿Es un fruto pequeño y de pésima calidad, o por el contrario abundante y de buena calidad? En todo caso el fruto tendrá mayor o menor utilidad, dependiendo del árbol que lo produzca. Un árbol saludable y robusto producirá buen fruto: (Salmo 1:3) “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará”. En cambio, creyentes cuyo desarrollo espiritual es mínimo, el fruto también se expresará mínimamente. Sea mayor o menor el fruto que logremos dar, por el Poder de Jesucristo, éste será proporcional al grado de compromiso con Jehová Dios y su Palabra. En este punto, no son pocas las advertencias por medio del apóstol Pablo: (Gálatas 6:7) “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: Pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. Ésta, y no otra, es la Voluntad de Dios.
El creyente que siembra muy poco para su vida espiritual, también segará muy poco. Aquel que siembra mala calidad de grano, segará mala calidad de cosecha: (2 Corintios 9:6) “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; Y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. Luego, un compromiso débil con Dios y su Palabra, producirá como consecuencia una vida cristiana débil, carente de la necesaria fortaleza espiritual. De la misma manera la pobre disposición de amor a Dios resultará en una pobre efectividad ministerial. El consejo de las Sagradas Escrituras, es el que contiene la causa y el efecto, que parece sencilla: (Santiago 4:8) “Acercaos a Dios, y ÉL se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”. El Gran Maestro nos enseñó: (Mateo 6:5,15) “5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; Porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; De cierto os digo que ya tienen su recompensa. 15 más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”. Observamos aquí que la medida de favor Divino hacia los creyentes, es correspondiente a la medida de nuestro favor hacia los demás. A saber, si con nuestra actitud de indiferencia logramos ignorar a nuestros hermanos, o bien no obramos con espíritu de perdón ante alguna ofensa, no pretendamos entonces recibir las mejores atenciones de nuestro Padre Celestial. Según esta afirmación de las Sagradas Escrituras, dependiendo de nuestra fe, que por otra parte recibimos de Dios, así será la medida de Gracia Divina que recibiremos. (Mateo 9:29) “Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho”. En otras palabras, Dios aplicará su Voluntad especial en nuestra vida en función del grado de confianza en Él y su Palabra. (Santiago 1:6) “Pero pida con fe, no dudando nada; Porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra”. (Santiago 1:7,17) “7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 17 Toda Buena Dádiva y todo Don Perfecto desciende de lo Alto, del Padre de las Luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. Vemos aquí la Voluntad de Jehová Dios es condicional. Hemos de preguntarnos, ¿Cómo se muestra la fe que Dios nos ha otorgado? débil o fuerte, pequeña o abundante… Sepamos que la buena intervención del Espíritu Santo en nuestra vida, será proporcional al grado de nuestra fe; Y al tiempo, ésta resultará proporcional al grado de nuestro amor y entrega a su Palabra. Sin duda, para fortalecer nuestra fe, hemos de estar abiertos a oír la voz de Dios. (Romanos 10:17) “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios”. ¿Notamos la relación que existe entre las diversas condiciones divinas?
Consideremos también cuál sea nuestra medida de amor práctico hacia el prójimo. La condición en las Sagradas Escrituras, es la siguiente: (1 Juan 4:12) “Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros”. Podemos derivar del texto que, si no amamos al prójimo de verdad, tampoco el Amor Divino permanecerá en nosotros. Una muestra de amor escasa, por lo consiguiente, resultará de una escasa relación con Dios y su Palabra. En cambio, el Amor Divino se perfeccionará en nosotros en la medida que decidimos ponerlo en práctica. La condición en las Sagradas Escrituras, es de carácter vital: (1 Juan 4:16) “Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es Amor; Y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”. Así que, somos permanentes receptores del Amor de Dios, cuando nos disponemos a amarle a Él; Amor que naturalmente deberá reflejarse en el prójimo. Una vez más la consecuencia en las Sagradas Escrituras, se repite: (Mateo 7:2) “Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido”.
Comprendamos bien lo que hasta aquí se ha expuesto, porque podemos vivir dentro de la Voluntad de Jehová Dios, y sin embargo hacerlo con un mínimo grado de compromiso. Por medio del apóstol Pablo, Jehová Dios nuestro Padre Celestial, nos invita que cómo creyentes, a no vivir conforme a la carne: (Romanos 8:12) “Así que, hermanos, deudores somos, NO a la carne, para que vivamos conforme a la carne”. Aquí, parece oportuno revisar nuestra vida de entrega hacia nuestro Padre Celestial y Dios, como hacia los demás, realizando al tiempo un sincero análisis de conciencia. Nos preguntamos, cada uno, en reflexión personal, por el nivel de compromiso, en relación a nuestra comunión con Dios y su Palabra, con la evangelización, con la iglesia, con la familia, con la sociedad, con nuestros bienes terrenales, etc. ¿En qué grado te encuentras? Si, en un grado espiritual, dilo con humildad, si en grado carnal, con pesar en el corazón. Aunque el desarrollo espiritual en el creyente puede ser con mayor o menor grado de rapidez, siempre la Voluntad de Dios conlleva crecimiento; Si no hay crecimiento, entonces, hay disminución. Vamos hacia arriba o hacia abajo, avanzamos o retrocedemos, subimos o bajamos de grado: (Mateo 12:30) “El que no es conmigo, contra mí es; Y el que conmigo no recoge, desparrama”. Vivir con una medida mínima de entrega, conlleva experimentar la Voluntad Especial de Jehová Dios también con una medida mínima. En el sentido inverso, vivir la Voluntad de Jehová Dios en grado supremo, conlleva recibir sus Bendiciones también en grado supremo. (Romanos 8:13) “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; Más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”. Según éstas Palabras por medio del apóstol Pablo, dirigidas a nosotros como creyentes, perfectamente aplicables para hoy, nos enseña que el modo de vivir la vida cristiana conlleva, en sí mismo, un estado espiritual de acercamiento a Dios (vida), o de alejamiento de Dios (muerte).
Podemos aceptar que Jehová Dios nos dirija y actúe con cada uno en particular, dependiendo del grado de comunión con Él y de consagración. Y así serán las bendiciones espirituales recibidas: Muy escasas, si nuestro compromiso es escaso, pero vida abundante, si nuestra entrega también lo es: (2 Corintios 9:6) “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; Y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. Es muy frecuente y común, la excusa de que todos pecamos y fallamos, así que nuestro Padre Celestial, entiende nuestras debilidades. Es verdad, que nuestro Padre Celestial, nos comprende más que nadie. Pero, ENTONCES; ¿Para qué sirven sus recomendaciones en las Sagradas Escrituras, o qué sentido tiene el llamamiento a la santidad? La Sabiduría es de Jehová Dios, y Él nos da sus mandamientos, pero también la inteligencia para poder cumplirlos. Recordemos que David pecó gravemente, y aunque siguió dentro de la Voluntad de Dios, tuvo que sufrir las propias consecuencias de su pecado; Consecuencias previstas por Dios. Mucha tristeza le causó la rebelión de su propio hijo Absalón. La amonestación es de parte del Dios Justo: (Jeremías 17:10) “Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras”. Tú cómo cristiano verdadero, puedes vivir por un tiempo en grado de obediencia, y todavía hallarte dentro de la Voluntad de Dios; Hasta que, de repente empieza el declive espiritual, irremediablemente llegarás a perder la especial Gracia de Jehová Dios. Bien pudiste, en un tiempo haber tomado la decisión de vivir con espíritu de entrega y abnegación a la Palabra Escrita. Sin embargo, con el transcurrir de los años te dejaste llevar por tus deseos corruptos del viejo hombre y, arrastrado por el pecado, te fuiste apagando espiritualmente. Esto generó un lamentable retroceso en tu vida cristiana; No hiciste caso de la recomendación de las Sagradas Escrituras: (1 Pedro 4:2) “Para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la Voluntad de Dios”. Desde luego que no dejas de realizar actividades en la iglesia, pero remplazas la Gracia Divina por creerte autosuficiente, y por lo tanto tu relación con Jehová Dios será prácticamente nula.
A veces ocurre que el cristiano permanece estancado por un largo tiempo, en un grado mínimo de compromiso con Dios; Hasta que llega un momento en que Jehová Dios, realiza una llamada de atención. La advertencia fue para ayer como para hoy. (Hebreos 2:3) “¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una Salvación tan Grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron”. La enseñanza, aquí que todo llamado creyente, que vive en la carne, sea un cristiano nacido de nuevo. Aquel que se aparta de Jehová Dios, habiendo apostatado de la Sana Doctrina de Cristo, sin discernimiento de su vida pecaminosa, o carente de amor a Dios y a los demás, es probable que nunca haya conocido a Dios, es decir, no sea realmente cristiano, (1 Juan 4:8) “El que no ama, no ha conocido a Dios; Porque Dios es amor”. En verdad todo creyente dará cuenta de lo bueno que haya hecho en esta vida (viviendo conforme al Espíritu), o bien de todo lo que haya hecho de malo (viviendo conforme a la carne): (2 Corintios 5:10) “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”.
Una vez que empieza el proceso de frialdad espiritual, con el tiempo el creyente puede llegar al extremo de encontrase fuera de la Voluntad Divina, en el sentido general, no en el sentido permisivo. Fue el mismo apóstol Pablo el que, con temor y temblor, se puso como ejemplo de debilidad: (1 Corintios 9:27) “Sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”. Puedes hablar de la Palabra de Dios, pero cuando tú no la vives vas a ser eliminado. (Hebreos 10:38) “Mas el justo vivirá por fe. Y si retrocediere, NO agradará a mi alma”. O seguimos confiando en Dios y creciendo en grado de comunión con Él, o aun habiendo comenzado el camino, bien podemos retroceder.
Las consecuencias de vivir bajo el desagrado de Dios, se revelan negativamente. Una de ellas es que la gracia especial deja de amparar al creyente, y en buena medida ya no es receptor de la ayuda Divina, en el sentido mencionado. En esto la Escritura no advierte en vano: (Hebreos 12:15) “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la Gracia de Dios; Que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”. Éste es motivo por el cual toda rutina se apropia del creyente apartado de Dios, y las cosas de Jehová Dios son una verdadera carga. El Espíritu Santo se contrista, y por esta razón no hay señales evidentes de fruto espiritual: (Efesios 4:30) “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. Así es como el gozo se apaga y llega a convertirse en permanente descontento, o lo que es peor, en amargura. A la vez, Jesucristo priva de luz espiritual a aquel que rechaza su oferta de Gracia: (Apocalipsis 2:5) “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; Pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido”. Jehová Dios es luz, y el cristiano que no mantiene comunión con Él, por consiguiente, no recibe su luz, ni para entender la Palabra, ni para iluminar a los demás; no es sorprendente que pierda toda visión espiritual, al igual que una vela cuya llama se desvanece. De esta forma también su ministerio resultará del todo ineficaz: (1 Corintios 3:17) “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; Porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, Santo es”. Tal cristiano ha roto la comunión con su Salvador y por consiguiente se hace inútil para la obra; por esta razón no logra disfrutar de la vida espiritual con genuina satisfacción. Y, sin apenas distinguir, el Poder de Dios se retira del escenario ministerial (muchas predicaciones carecen del poder de Dios); porque, (1 Pedro 4:11) “Si alguno habla, hable conforme a las Palabras de Dios; Si alguno ministra, ministre conforme al Poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la Gloria y el Imperio por los siglos de los siglos. Amén”.
Las consecuencias por encontrarte fuera de los Propósitos Divinos son verdaderamente tristes. Es verdad que tales cristianos pueden seguir leyendo las Sagradas Escrituras, orando, cantando y decir: ¡Padre Santo te amo!… Pero, la realidad de tu corazón es otra distinta, (Isaías 29:13) “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a Mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de Mí, y su temor de Mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado”. Es la llamada contradicción farisaica con la que Jesús tuvo que enfrentar: (Lucas 11:39) “Pero el Señor le dijo: Ahora bien, vosotros los fariseos limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad”. De la siguiente forma el Señor Jesucristo expresó esto: (Apocalipsis 3:16) “Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Hoy también algunos creyentes serán vomitados de su Boca. Pensemos en esto, pues no son tiempos mejores los presentes, los cuales caminan sin retorno hacia la Apostasía. (Hebreos 2:1) “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”. Visto lo que hemos visto, puedo concluir, sin temor a equivocarme, que muchos hermanos que se apartan de la Voluntad de Jehová Dios buscan su muerte. (Lucas 12:47) “Aquel siervo que, conociendo la Voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su Voluntad, recibirá muchos azotes”. Ahora bien, cabe la aplicación del presente texto, porque si no aplicamos compromiso en nuestra vida cristiana, las Bendiciones que perderemos serán de carácter perdurable. Por esta razón debes de preguntarte, dónde estas edificando, en madera, hojarasca (cosas que el fuego no resistirá), o bien en oro y piedras preciosas, según consta en: (1 Corintios 3:11 al 15) “11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 13 la obra de cada uno se hará manifiesta; Porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; Y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque, así como por fuego”. Aunque no en el mismo sentido que el incrédulo, el cristiano pasará por el juicio de Dios (Tribunal de Cristo), para como creyente dar cuenta de todas sus obras. A este respecto las Sagradas Escrituras exponen: (Mateo 12:36) “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio”, y por “toda cosa secreta”, (Romanos 2:16) “En el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi Evangelio”; (1 Corintios 4:5) “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; Y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios”. Ciertamente todo el fruto de nuestro trabajo, hecho fuera de la Voluntad de Dios, no será productivo en la eternidad: (2 Juan 1:8) “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo”. ¿De qué depende? Claro está, de nuestro margen de obediencia a la Voluntad Divina. A servicio pobre, recompensa pobre. Sin duda, la obediencia a Dios con medida pequeña, equivale en la eternidad a galardones también otorgados con medida pequeña.
Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

sábado, 12 de mayo de 2018

LOS SENTIDOS ESPIRITUALES SON MUY IMPORTANTES PARA EDIFICACIÓN


13 de Mayo de 2018
LOS SENTIDOS ESPIRITUALES SON MUY IMPORTANTES PARA EDIFICACIÓN
(1 Corintios 12:28-31)
Muchos de nosotros nos preocupamos en agradar a Jehová Dios con todo el corazón, sin embargo a pesar de esto, muchas veces parece que a pesar de los esfuerzos las cosas se tornan en desilusión, porque buscamos a Dios pero no tenemos una disciplina para hacer las cosas, por esta causa nos han venido muchos fracasos en muchas vidas, Jehová Dios, cómo nuestro Padre Celestial, quiere que prosperemos en todo: (3 Juan 1:2) “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. Así como prosperamos en nuestra alma y que aun nuestros sentidos prosperen y glorifiquen a Dios uno a uno de una forma correcta u ordenada en su Santa Palabra. El orden que Jehová Dios desea hoy en nuestras vidas es que primeramente presentemos nuestros cuerpos en sacrificio, VIVO, SANTO; Antes en el templo se le ofrecía otro tipo de sacrificio de animales en el templo que eran irracionales. (Romanos 12:1) “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. Debemos preguntarnos que es el cuerpo; Es el conjunto de las partes que componen el organismo del ser humano, Jehová Dios, desea que le glorifiquemos con todo nuestro cuerpo. (1 Corintios 6:20) “Porque habéis sido comprados por precio; Glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. En nuestro cuerpo residen cinco los sentidos, la palabra sentido es la facultad mediante la cual percibe el hombre la impresión o percepción de las cosas exteriores, y es ayudado por ciertos Órganos sensoriales, que son los órganos especializados que reciben estímulos del exterior y transmiten el impulso a través de las vías nerviosas hasta el sistema nervioso central donde se procesa y se genera una respuesta. Éstos cinco sentidos principales son: El oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto; Estos nos fueron dados para usarlos y ejercitarlos para diferenciar entre lo bueno y lo malo. (Hebreos 5:14) “pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los SENTIDOS ejercitados en el discernimiento del bien y del mal”.

El enemigo de nuestras almas sabe que si pierde o extravía nuestros sentidos podrá confundirnos en cuanto a la salvación. (2 Corintios 11:3) “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros SENTIDOS sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”. Tenemos que analizar con cuidado nuestra vida y nuestros sentidos para saber darle el uso apropiado para la Gloria de Dios. (1 Corintios 10:31) “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la Gloria de Dios”. (Nehemías 8:8) “Y leían en el Libro de la ley de Dios claramente, y ponían el SENTIDO, de modo que entendiesen la lectura”. Es importante conocer como está conformado el hombre, estamos compuestos y somos: Espíritu, alma y cuerpo. (1 Tesalonicenses 5:23) “y el mismo dios de paz os santifique por completo; Y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de Nuestro Señor Jesucristo”. (Hebreos 4:12) “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; Y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Es importante notar donde están ubicados los sentidos en el hombre, veamos la siguiente ilustración: Notemos que en el cuerpo están ubicados, los órganos como son: La nariz, la lengua, el ojo, el oído, las manos. Pero los sentidos están ubicados en el alma es por esto que un muerto no siente, aunque tenga los órganos allí y es porque su alma y su espíritu han abandonado su cuerpo. (Santiago 2:26)Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”. En el caso de Lázaro, en este relato, encierra y confirma que los sentidos están en el alma, veamos lo siguiente: (Lucas 16:22 al 24)22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; Y murió también el rico, y fue sepultado. 23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; Porque estoy atormentado en esta llama”. Si analizamos toda la lectura veremos claramente que aunque el rico estaba muerto podía ver, reconocer, sentir sed, hablar, sentir el tormento y por el tacto palpar el calor de las llamas y esto quiere decir claramente que los sentidos están en el alma la cual no muere y los órganos de los sentidos están en el cuerpo que vuelve al polvo.

LOS OJOS = El Ministerio APOSTÓLICO, encargado de la dirección, te lleva dirigido por la Sana Doctrina de Cristo. La visión, es la facultad por la cual, a través del ojo, órgano visual, se percibe el mundo exterior. En realidad, el órgano que efectúa el proceso de la visión es el cerebro; la función del ojo es traducir las vibraciones electromagnéticas de la luz en un determinado tipo de impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro. (Salmos 94:9)El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?”.
La Voluntad de Jehová Dios, es que miremos siempre lo recto. (Proverbios 4:25) “Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante”. Hay que quitar nuestra vista de las cosas de aquí abajo, hay que dejar de desear tanto las cosas de la tierra y poner más la mirada en las cosas de arriba. (1 Juan 2:16) “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”. (2 Corintios 4:18)no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; Pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”. Muchos no están viendo la Gloria de Dios y se están dejando contaminar su vida con las cosas que el diablo ha puesto en estos últimos días para mantener ocupados a los Cristianos en vanidades, para que no prediquen el Evangelio, algunos ejemplos de enemigos de la vista son: La televisión, (por cable), y los reproductores de “DVD” mal usados, (1Corintios 10:23) “Todo me es lícito, pero no todo conviene; Todo me es lícito, pero no todo edifica”. Hay muchos programas con pornografía, satanismo, bajos deseos, dobles sentidos que están entrando por la vista de muchos, y han permitido la contaminación de su cuerpo y se han llenado de las tinieblas de este mundo. (Lucas 11:34) “La lámpara del cuerpo es el ojo; Cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; Pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas”. Muchos Cristianos están ciegos espiritualmente, y llenan su vista de cosas que no edifican y luego quieren administrar y exhortar a los demás en predicaciones, en las cosas de Dios en el templo, teniendo una mente llena de las cosas del mundo pero vacía de las cosas de Dios. (Lucas 6:42) “¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano”. (Romanos 3:18) “No hay temor de Dios delante de sus ojos”. Muchos van a las iglesias no para ver a Dios sino al novio, novia, los defectos para criticar al que canta, al predicador, al pastor, hay ojos que no ven las cosas espirituales solo ven las cosas malas, los errores y faltas. (Marcos 9:47) “Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; Mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno”. La enfermedad más terrible del ojo es la ceguera y hay muchas personas que ya sufren de esa terrible ceguera y no ven mas allá de sus propias narices, sirven en el templo es para que los vean los hombres y no Dios. (Efesios 6:6)no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la Voluntad de Dios”. Algunos se justifican así mismos y dicen que tienen visión, y si la tienen de verdad, pero muy corta, esto les sucedió a los discípulos de Cristo que no reconocieron al mismo Jesús, aunque camino a su lado. (Lucas 24:15y16) “Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos. Más los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen”. Muchos están atemorizados por la situación económica en que vivimos, y dejan al Señor Jasucristo, por otras cosas, trabajan demasiado, estudian se afanan, y no tienen tiempo para buscar a Dios, preocupados por la economía, hambre, guerra, trabajos, peligros, no miran que el que está con nosotros es más grande que cualquier problema o enemigo que se presente en este mundo, hermanos debemos abrir los ojos espirituales. (2 Reyes 6:16y17) “Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró Elíseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Elíseo”. Jehová Dios ha prometido suplir nuestras necesidades y, estoy seguro que Él sabe que las tenemos. Hay otros que han recibido según ellos tanta bendición material de Dios que se han olvidado del Dios que le dio la bendición, y dicen que no necesitan nada porque ellos son ricos y están completos en Cristo. (Apocalipsis 3:17) “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; Y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Es tiempo hermanos de limpiarnos de las enfermedades del ojo, y la medicina la encontramos en la Escritura, es el colirio espiritual, esto lo podemos hacer con la Palabra de Dios y la unción del Espíritu Santo.

LOS OÍDOS = El Ministerio PROFÉTICO, es el que oye la Vos de Dios y dirige al pueblo, te lleva ver Esperanza. Es el órgano responsable de la audición y el equilibrio. Se divide en tres zonas: Externa, media e interna. Dice Este Libro: (Apocalipsis 13:9) “Si alguno tiene oído, oiga”. EL EQUILIBRIO. Los canales semicirculares y el vestíbulo están relacionados con el sentido del equilibrio. Los cuales nos permiten registrar los movimientos que la cabeza realiza: Arriba y abajo, hacia adelante y hacia atrás, y hacia la izquierda o hacia la derecha. El equilibrio es muy importante para nuestro buen desarrollo en todos los sentidos, el equilibrio es sinónimo de armonía, orden, equidad, sensatez del cuerpo. (Colosenses 2:5) “Porque, aunque estoy ausente en cuerpo, no obstante, en espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en Cristo”. (1 Corintios 14:40) “pero hágase todo decentemente y con orden”. Lo primero que debemos oír es la voz de Dios, Adán pecó contra Dios por no oír a Dios y oyó con sus oídos a su mujer Eva, y le obedeció a la voz de Ella, quien le indujo a comer el fruto prohibido y a pecar contra Dios. (Génesis 3:17) “Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida”. Los Cristianos somos reyes para Dios, hay un ejemplo que le sucedió al rey Saúl que NO obedeció la voz de Dios y le quitaron el reino, muchos Cristianos estamos hoy perdiendo la bendición del reino y el sacerdocio por no oír la voz de Jehová Dios, (Apocalipsis 1:6) “y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; A ÉL sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén”. (1 Samuel, 28:17y18) “Jehová te ha hecho como dijo por medio de mí; Pues Jehová ha quitado el reino de tu mano, y lo ha dado a tu compañero, David. Como tú no obedeciste a la voz de Jehová, ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso Jehová te ha hecho esto hoy”. Hay algunos cristianos que les encanta que los oigan, pero ellos no les gusta oír a Jehová Dios, y su oración es repugnante ante Dios. (Proverbios 28:9) “El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable”.
Los que somos de Dios oímos y obedecemos. (Lucas 6:47 al 49) “Todo aquel que viene a Mí, y oye mis Palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. Semejante es al hombre que, al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; Contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa”. Es tiempo de dejar de oír tantas cosas que no edifican a los Cristianos, tales como, chismes, criticas destructivas, música mundana, falsos testimonios, debemos averiguar bien las cosas para después emitir conceptos exactos acerca de ellas. (Apocalipsis 22:18y19) “18 Yo testifico a todo aquel que oye las Palabras de la profecía de este Libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este Libro. 19 Y si alguno quitare de las Palabras del Libro de esta profecía, Dios quitará su parte del Libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están Escritas en este Libro”. El oído es atacado por enfermedades en el oído externo, medio e interno, en otras palabras, en todas las tres áreas del oído necesitamos sanidad para estar bien con el señor y bendecirle con todo nuestro ser. (Salmos 103:1) “Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su Santo Nombre”. El enemigo nos ataca para que nuestro oído sea desviado de lo santo, puro y recto, debemos tener cuidado y ser sabios al oír. (Job 34:2 y 3) “Oíd, sabios, mis Palabras; Y vosotros, doctos, estadme atentos. Porque el oído prueba las palabras, Como el paladar gusta lo que uno come”. En estos días en que la apostasía está en pleno desarrollo en las congregaciones no debemos oír tantas cosas extrañas ni voces de hombres, sino solamente oír la Palabra de Dios. (Eclesiastés 5:1) Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; Y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; Porque no saben que hacen mal”. (Proverbios 4:20) “Hijo mío, está atento a mis Palabras; Inclina tu oído a mis razones”. Jehová Dios, dice: (Lucas 8:18)Mirad, pues, cómo oís; Porque a todo el que tiene, se le dará; Y a todo el que no tiene, aun lo que piensa tener se le quitará”.

EL GUSTO= El Ministerio del MAESTRO, te habré el oído y te lleva a enamorarte de la Buena Palabra sin añadidura, de las Sagradas Escrituras. Gusto, uno de los cinco sentidos; Actúa por contacto de sustancias solubles con la lengua. El ser humano es capaz de percibir un abanico amplio de sabores como respuesta a la combinación de varios estímulos, entre ellos textura, temperatura, olor y gusto. Considerado de forma aislada, el sentido del gusto sólo percibe cuatro sabores básicos: Dulce, salado, ácido y amargo; Cada uno de ellos es detectado por un tipo especial de papilas gustativas.
La lengua cumple un papel fundamental, es un órgano muscular, muy movible, situado en la cavidad de la boca y sirve para gustar, deglutir (comer), y articular los sonidos de la voz. Jehová Dios fue el que hizo la boca y le enseño al hombre lo que debemos hablar, esta Palabra, que se la dio a Moisés y en la actualidad nos las recuerda a nosotros. (Éxodo 4:11-12) “Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar”. (Proverbios 10:32) “Los labios del justo saben hablar lo que agrada; Mas la boca de los impíos habla perversidades”. En nuestra boca tenemos el poder de escoger donde vamos a pasar la eternidad, si salvos con Cristo o perdidos en la condenación. (Romanos 10:8 al 11) “Más ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: Que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en Él creyere, no será avergonzado”.
(Lucas 19:22) “Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré”. (Lucas 12:8) “Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios; mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios”. (Marcos 8:38) “Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la Gloria de su Padre con los santos ángeles”. Esto implica una responsabilidad mayor de mantener una relación personal de Honrar con una vida de Santidad al Señor Jesucristo. (Mateo 15:7y8) “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”. La boca ha sido el sentido que ha llevado a muchas personas a la condenación no piensan antes de hablar y escoger su destino influenciados por las artimañas del error. (Santiago 1:19) “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse”. La boca es lo que identifica al Cristiano como está internamente, esto se refleja en nuestra forma de hablar. (Mateo 12:34) “¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca”. (Lucas 6:45y46) “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; Y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; Porque de la abundancia del corazón habla la boca. ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”. Tenemos que cuidarnos de lo que decimos con nuestra boca. De toda palabra que hablemos sea buena o mala de ella daremos cuenta a Dios. (Mateo 12:36) “Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Nuestra boca no es para decir malas palabras, o maldecir al prójimo, no podemos bendecir a Dios y con la misma lengua servirle al diablo. (Santiago 3:8-10) “pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así”. (Proverbios 12:18) “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada mas la lengua de los sabios es medicina”. Hay personas que siendo Cristianas son groseras con su boca ¿cómo?, Ellos no dicen malas palabras (groserías ni vulgaridades), pero la actitud y forma de hablar deja mucho que decir de ellos. (Efesios 4:31) “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia y toda malicia). Hay que hablar lo santo, bueno, afable, que edifica y llena de gozo. (Tito 1:10y11) “Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene”.
(Filipenses 4:8) “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. Hay que cuidarse del chisme, la murmuración, el cuento, intriga, patrañas, invenciones, habladurías, que son las armas que ha utilizado el enemigo de nuestras almas por los siglos para dividir, hogares, Iglesias, Ciudades, y hasta ha hecho que Naciones entren en guerra por esas malicias destructoras. (Levítico 19:16) “No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová”. (Proverbios 11:13y14) “El que anda en chismes descubre el secreto; Mas el de espíritu fiel lo guarda todo”. Hay mucha amonestación a las mujeres en cuanto al chisme.

EL OLFATO = El Ministerio del PASTOR, que guía a las ovejas y las conoce, te debe de alimentar con pastos verdes y beber del agua que purifica. Olfato, es uno de los cinco sentidos, con el cual se perciben los olores. La nariz, equipada con nervios olfativos, es el principal órgano del olfato. Los nervios olfativos son importantes para diferenciar el gusto de las sustancias que se encuentran dentro de la boca. Es decir, muchas sensaciones que se perciben como sensaciones gustativas, tienen su origen, en realidad, en el sentido del olfato. (1 Corintios 12:17y18) “Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿Dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿Dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como Él quiso”. Hay muchos Cristianos y personas que todas las cosas le hieden, y no ven solución a sus problemas y esto es debido a que ellos han quitado su fe del que todo lo puede, si en el momento más terrible de su vida si ustedes tienen confianza en Jesucristo, ustedes van a ver la Gloria de Dios. (Juan 11:39) “Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que, si crees, verás la Gloria de Dios?”. Debemos presentarnos a nuestro Dios con un buen olor y la forma de hacerlo es a través de nuestras oraciones, pidiendo que seamos transformados en nuestra forma de pensar. Porque, en el tiempo antiguo los hebreos y judíos presentaban sus ofrendas a Dios en olor fragante. (Números 28:2) “Manda a los hijos de Israel, y diles: Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor grato a mí, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo”. Cuando nosotros guardamos un buen testimonio en todas partes somos grato olor para nuestro Padre Celestial. (2 Corintios 2:15y16) “Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; A éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿Quién es suficiente?”. El enemigo de nuestras almas, querrá por algún medio desviar este sentido de su verdadero uso y debemos darle un buen uso para distinguir los buenos y los malos olores y establecer las verdaderas diferencias. Ejemplo: Un perro muerto y un buen guisado de pollo. (Isaías 5:20) “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; Que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; Que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”. Hay personas que les suceden como a los ídolos que tienen las narices, pero no huelen nada. (Salmos 115:6,8) “Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos”. Los que tenemos narices y respiramos debemos alabar a Jehová Dios. (Salmos 150:6) “Todo lo que respira alabe a JAH. Aleluya”. Muchos lo que respiran es, dureza, crueldad, maldad, vileza, malignidad contra su prójimo. (Salmos 27:12) “No me entregues a la voluntad de mis enemigos; Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad”. La nariz sirve para, respirar y también eliminar la mucosidad y limpiarnos de las bacterias que se alojan en el organismo, y traen al cuerpo enfermedades. (2 Corintios 7:1) “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”. No hay que asomar nuestras narices en asuntos que no nos conciernen para no contraer malos virus. (Proverbios 18:1) “Su deseo busca el que se desvía y se entremete en todo negocio”. Recordemos que el que hizo el olfato también tiene olfato y sabe cuándo estamos llevándole un grato olor ante su nariz o Presencia, tenemos que, discernir, distinguir y saber que el cuerpo de Jesucristo tiene olfato.

EL TACTO = El Ministerio EVANGELISTA, que te debe sentir el amor por las almas que están lejos de Jesús. Te extiende la mano y te saca del pozo de la desesperación. El Tacto, es uno de los cinco sentidos de los seres humanos. A través del tacto, el cuerpo percibe el contacto con las distintas sustancias, objetos, etcétera. Los seres humanos presentan terminaciones nerviosas especializadas y localizadas en la piel, que se llaman receptores del tacto, este sentido trabaja es a través de las manos, la palabra Mano es la porción terminal de los brazos o extremidades anteriores de los seres humanos, adaptada para asir. La mano, es formidable ver que se habla en las Sagradas Escrituras, que es la Palabra de Dios. Tenemos un ejemplo de un hombre de Dios que fue engañado por el SENTIDO del TACTO. (Génesis 27:19 al 27) “Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú tu primogénito; He hecho como me dijiste: Levántate ahora, y siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas. Entonces Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la encontrase delante de mí. E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora, y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú. Y no le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de Esaú; Y le bendijo. Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob respondió: Yo soy. Dijo también: Acércamela, y comeré de la caza de mi hijo, para que yo te bendiga; Y Jacob se la acercó, e Isaac comió; Le trajo también vino, y bebió”. Para estar en la Presencia de Jehová Dios debemos tener nuestras manos limpias. (Salmos 24:3y4) “¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño”. Muchos pueden ser grandes incrédulos a causa del sentido del tacto, si no lo tocan y lo tienen en sus manos o dedos no lo creen. (Juan 20:24 al 27) “Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; Y no seas incrédulo, sino creyente”. Los Cristianos somos llamados a usar nuestras manos y dedos para buenas, obras de caridad y no para amenazar y menos golpear al prójimo. (Isaías 58:9) “Entonces invocarás, y te oirá Jehová; Clamarás, y dirá Él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; Y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía”. Nuestras palabras, hechos, y actuaciones deben ser claras no debemos andar con titubeos, nuestro si debe ser si y nuestro no debe ser no nuestra forma de hablar dice mucho de nuestras aptitudes. (Proverbios 6:12al14) “El hombre malo, el hombre depravado, Es el que anda en perversidad de boca; Que guiña los ojos, que habla con los pies, Que hace señas con los dedos. Perversidades hay en su corazón; Anda pensando el mal en todo tiempo; Siembra las discordias”. No debemos confiar en nuestras habilidades personales para pelear la batalla de la fe, la preparación de este sentido debe depender siempre de Dios. (Salmos 144:1) “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra”. Debemos confiar que nuestro Dios es nuestra protección a la mano derecha de cada uno de los que le temen. (Salmos 121:5) “Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha”. (Isaías 41:13) “Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo”. Si no controlamos nuestras manos y lo que tocamos eso nos pueden llevar al pecado y el pecado a la condenación del infierno. (Mateo 5:30) “Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; Pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”. (Números 16:26) “Y él habló a la congregación, diciendo: Apartaos ahora de las tiendas de estos hombres impíos, y no toquéis ninguna cosa suya, para que no perezcáis en todos sus pecados”. (2 Corintios 6:17y18) “Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”. Si nosotros hoy no le servimos a Dios y le obedecemos, con nuestro SENTIDO del TACTO, en el futuro nuestras manos le tendrían que servir al anticristo para que sean selladas. (Apocalipsis 13:16) “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente”. Todo lo anterior en ésta predicación espero que el Espíritu Santo, les convenza, y sea de bendición en sus vidas espirituales, mi deseo es que el Espíritu Santo que me guío a escribir este tema, trate con usted para la Gloria de Dios. Me despido recomendándoles que mediten en estos preciosos textos de la palabra de Dios. (2 Pedro Apóstol 3:18) “Antes bien, creced, en la Gracia y el Conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él sea Gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén”. Las Sagradas Escrituras nos enseñan: Que lo que hemos visto y oído, esto les anunciemos, para que también Ustedes tengan comunión con nosotros; Y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

lunes, 7 de mayo de 2018

ES DIFÍCIL LLEGAR A SER ESPIRITUAL CUANDO ERES ALMÁTICO

6 de Mayo de 2018 ES DIFÍCIL LLEGAR A SER ESPIRITUAL CUANDO ERES ALMÁTICO. Comenzare diciendo que ser personas espirituales, es lo más importante, para todos nosotros, y hablo de mi esposa Laly, hablo de cada uno de Ustedes, y hablo de mí como pastor, de ésta Iglesia, porque tenemos que estar orando todos los días para que cada uno de “nosotros” MURAMOS y seamos más como Jesucristo. En otras palabras, si somos más como Jesucristo muchas más bendiciones tendremos, como ovejas de Jehová Dios, porque la necesidad más grande que todos tenemos es llegar a ser como nuestro Padre Celestial, porque nuestra vida ahora debe de ser, sobre natural; Su Palabra dice: (Lucas 6: 39 y 40) “39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 40 El discípulo no es superior a su maestro; Mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro”. También nos habla, por medio de Jesucristo, en éste Libro, por favor acompáñenme: (Mateo 15: 13 y 14) “13 Pero respondiendo ÉL, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre Celestial, será desarraigada. 14 Dejadlos; Son ciegos guías de ciegos; Y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo”. Entonces: ¿QUÉ SIGNIFICA SER UNA PERSONA ESPIRITUAL? (ROM. 15: 4 al 6) “4 Porque las cosas que se Escribieron antes, para nuestra Enseñanza se Escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos Esperanza. 5 Pero el Dios de la paciencia y de la consolación OS DÉ ENTRE VOSOTROS UN MISMO SENTIR según Cristo Jesús, 6 para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. Muchos hombres y muchas mujeres están en peligro, cuando no se dan cuenta que están en peligro, porque muchos cristianos caminan con una amistad con el mundo y no se dan cuenta, cuan peligroso es el mundo; Cuando tú como padre y tu como madre tienes mucha relación con el mundo, no te das cuenta que te envuelves en ideas y herejías, como, por ejemplo, el diablo te va a matar por medio de la mentira, y la tentación; (Romanos 12:1 y 2) “1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la Buena Voluntad de Dios, Agradable y Perfecta”. Para que tú seas espiritual, tienes que tomarte en serio, el peligro que hay en el mundo, porque es un peligro para tus hijos y también para tu iglesia.
Con respecto al quebrantamiento y la humillación, como el paso previo a toda la bendición de Dios. Dice la palabra que: (Proverbios 15:33) “El temor de Jehová es Enseñanza de sabiduría; Y a la honra precede la humildad”. Podemos afirmar de esta manera que el quebrantamiento y la humillación preceden a lo que vamos a recibir de parte de Jehová Dios por medio de Jesucristo. Estos versículos describen el momento de quebrantamiento y humillación que el profeta Isaías, vivió en ese día, en este momento en el cual era joven todavía; La Palabra de Dios dice: (Isaías 57:15) “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que Habita la Eternidad, y cuyo Nombre es el Santo: Yo habito en la Altura y la Santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados”. Por medio del profeta también dice en: (Isaías 66: 1 y 2) “Jehová dijo así: El Cielo es mi Trono, y la tierra estrado de mis Pies; ¿Dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? 2 Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; Pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi Palabra”. No cabe ninguna duda que al final de su carrera, el profeta Isaías tiene una clara noción de lo que es la humildad y tiene una clara noción de lo que es la Presencia de Dios. Jehová Dios es tan Grande que no habría un templo (aunque cubriera el mundo entero) que pudiera contener su Gloria, sino que Él quiere formar templos en los corazones de hombres y mujeres. Por esto tenemos este ejemplo de David que dice: (Salmo 27: 4 y 5) “4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para INQUIRIR (Tratar de llegar al conocimiento de una cosa, especialmente a través de preguntas) en su templo. 5 Porque ÉL me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; Sobre una roca me pondrá en alto”. Por medio de la Sana Doctrina de Cristo, INQUIRIREMOS, para aprender cada vez más y más.
Ahora es de mucha importancia que desde ya aprendamos a ser espirituales, dejando nuestra carnalidad y todas nuestras emociones. Por medio del apóstol Pablo Jehová Dios, nos ofrece un camino para, comprender nuestra carnalidad desde un campo de experiencia que nos es muy conocido, (1 Corintios 3: 1 y 2) “1 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, y no vianda; Porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía”. Nuestro comportamiento carnal es igual al comportamiento de un niño. Las Sagradas Escrituras describen: ¿QUE ES SER NIÑO? Son Fluctuantes: (Efesios 4:14) “para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error”. También son llevados por todo viento de doctrina. Los niños espirituales toman leche (Hebreos 5:12 y 13) “12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; Y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. 13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la Palabra de Justicia, porque es niño”. Los niños son inexpertos en la Palabra de Justicia. Las Sagradas Escrituras describen: ¿QUE ES LA MADUREZ? Porque vencen al maligno, (1 Juan 2:14) “Os he Escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he Escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la Palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno”. Porque son fuertes y la Palabra permanece en Uds. (Hebreos 5:14) “pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal”. Dejemos de lado nuestra niñez espiritual. (1 Corintios 13:11) “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; Más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño”. Uno de los condicionamientos de un niño es que: Tiene demasiada conciencia de sí mismo. Nada de conciencia de las necesidades de los demás. Esto se debería ir equilibrando con la madurez.
Ahora tenemos: Dos maneras de pensar, y dos estilos de vida, los dos estilos de vidas son distintos porque tienen origen en una sustancia o esencia diferente. Los cristianos que hemos sido engendrados por Jehová Dios, es para poder desarrollar vida espiritual; Una es la biológica, que es la vida de la carne, y la anímica que viene de “animo”: Mente, voluntad y emociones. A la conjunción de la vida biológica con la anímica, las Sagradas Escrituras les llama “VIDA CARNAL”. Por otro lado, está la vida espiritual, que genera un estilo espiritual, contrario al de la vida carnal que genera un estilo carnal. Jesús dijo sencillamente que, lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. Dios ha determinado que ninguna carne entrará en el reino de los cielos; Ninguna vida carnal ni tampoco las obras carnales podrán participar de la vida eterna, del reino de Dios. Por ejemplo: Cuando ves a alguien cantando música religiosa, ves carne cantando. Por ahí viene un cantante con una voz preciosa que impacta a la gente, pero no está pensando en adorar a Dios, no genera nada espiritual porque la carne no puede hacer esto, sino que piensa en hacerse ver, y, ¡hay gente que hasta llora al escuchar esta carne cantando! ¡Les impacta los sentimientos! Y uno dice: “¡Qué espiritual!” ¡No! ¡Es carne pura! Cuando los creyentes nos descuidamos, nos volvemos carnales, tal vez estamos sirviendo a Dios, pero no nos damos cuenta que, lo que estamos produciendo es contra Dios y Él lo resiste. Solo un ejemplo de esto es: Levántate Señor con Marcos Witt que nos está dando una falsa enseñanza, porque ellos conocen mucho de música, pero no conocen las Sagradas Escrituras; Jehová Dios dice: (Salmos 150:6) “Todo lo que respira alabe a JAH. Aleluya”. También comparemos este Libro de: (Efesios 5:18 al 20) “18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo”.
La persona carnal razona mucho y emite muchos argumentos basándose en lo que siente, pero los sentimientos y razonamientos provienen de la carne. Tú te preguntarás: ¿No puedo sentir? ¿No puedo razonar? ¡Si! Pero te voy a explicar cómo es la cosa. Jehová Dios dijo en: (Isaías 55:8) “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová”. Por lo tanto, tenemos que esforzarnos y “¡Arrepentirnos de pensar como lo estamos haciendo!”, esta es una interpretación de lo que dijo por medio de Isaías. (Isaías 55:7) “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de ÉL Misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”; Fíjense que le llama “inicua” a la persona que basa su vida en sus pensamientos, en sus razonamientos. Ahora veamos como dice acerca de nuestros caminos (Isaías 55:9) “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”. ¡Jehová Dios quiere que razonemos sus pensamientos! “¡Dejen sus pensamientos porque yo tengo otros pensamientos!” O sea que tú puedes razonar, pero tienes que introducir otra sustancia, otros elementos a tu mente y tienes que negar la existencia de los pensamientos y sentimientos carnales.
Las Sagradas Escrituras dicen que los misericordiosos alcanzarán misericordia. No es como tú piensas sino como Jehová Dios piensa; Cuando los pensamientos de Dios vienen a tu corazón, tu vida cambia. La mayor gloria de Dios la veremos en los postreros tiempos. (Hageo 2:9) “La Gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los Ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los Ejércitos”. En medio de los conflictos más grandes de la historia de la humanidad, cuando el anticristo esté persiguiendo a los cristianos, la Gloria y el Poder más Grandes de Dios, estarán sobre ellos, los cristianos tendrán vida y paz de todos modos. Y de esto prediqué el domingo pasado: 29 de Abril del 2018; que se titula: NO ES LO MISMO LLEGAR, QUE MANTENERSE CAMINANDO CON DIOS (Salmo 23:4) “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. ¡Estos pensamientos son distintos a los pensamientos del mundo! (Romanos 8:6 al 8) “6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; Porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios”. No quieras ser carne consagrada, Dios no lo acepta. Tu puedes decirle a Jehová Dios; “¡Señor mira qué bien canto!” Y seguramente Dios te dirá: “¡No me agrada lo bien que cantas!” He visto algunos que no entonan ni una nota, pero creo que a Dios le agradan más estos. ¡Tienen un fuego adentro cuando adoran a Dios! Me puedo imaginar a Dios nuestro Padre Celestial, en el Cielo, diciendo cuando tenemos el olor que a Él le gusta oler es: (Efesios 5:1 y 2) “1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante”. Jehová Dios no ve las cosas como las vemos nosotros, Él anda buscando corazones anhelantes, que le busquen y que le amen de verdad.
La verdadera espiritualidad: ¿CÓMO CULTIVARLA? Jehová Dios por medio del apóstol Pablo escribió: (Romanos 8:6) “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz”. Con estas palabras, por medio del apóstol dio ésta Enseñanza, que ser una persona de inclinación espiritual no es simplemente una cuestión de sentimiento o elección propia. En realidad, es un asunto de vida o muerte. ¿Por qué puede decirse que la persona espiritual recibe “vida y paz”? Porque, según las Sagradas Escrituras, en el presente disfrutarás de paz contigo mismo y con Dios, y en el futuro será bendecida con vida eterna (Romanos 6:23) “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”; (Filipenses 4:7) “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. Por ésta razón Jesús afirmó en: (Mateo 5:3) “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. El hecho de que ustedes se encuentran las opiniones sobre este asunto son tan diversas que tal vez se pregunten: “¿Qué es la espiritualidad realmente, y cómo se cultiva?”. Bueno no tenemos que imaginarnos nada porque creo que ya entendimos que nuestros pensamientos no estarían de acuerdo con los pensamientos de Jehová Dios.
La respuesta es que: tenemos que tener la “MENTE DE CRISTO”. Además de señalar la importancia y los beneficios de tener inclinaciones espirituales, Por medio del apóstol Pablo habló nuestro Padre Celestial, extensamente sobre lo que es la verdadera espiritualidad. Por medio del apóstol Pablo les explicó a los cristianos de la antigua ciudad de Corinto la diferencia entre el hombre físico, que se deja llevar por los impulsos carnales y el hombre espiritual, que valora las cosas espirituales. Pablo afirmó: (Romanos 8: 12 y 13) “12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; Mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”. El ser humano físico no recibe las cosas del espíritu de Dios, porque para él son necedad. Por otra parte, aclaró que las personas de inclinación espiritual se caracterizan por tener “la mente de Cristo” (1 Corintios 2: 14 al 16) “14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; Pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”. Básicamente, tener la mente de Cristo, significa manifestar, la misma actitud mental que tiene Jesucristo: (Romanos 15:5) “Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús”; (Filipenses 2:5) “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús”. En otras palabras, un ser humano espiritual es aquel que piensa como Jesús y sigue sus pasos (1 Pedro 2:21 al 23; y 4:1) “21 Pues para esto fuisteis llamados; Porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 Quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; Cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente”. Cuanto más se parece la mente de alguien a la de Jesucristo, más profunda es su espiritualidad y más cerca está de obtener “vida y paz” (Romanos 13:14) “sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne”. Sin embargo, para tener la mente de Cristo, primero hay que conocerla. De modo que el primer paso para cultivar espiritualidad es familiarizarse con la forma de pensar de Jesucristo por medio de Estudiar la Sana Doctrina de Cristo. Pero ¿cómo es posible conocer la mente de Jesucristo, si no estudias la Palabra de Dios? Pongamos un ejemplo: ¿Cómo aprendió usted las hazañas de los personajes históricos de su país? Probablemente, leyendo sobre ellos. De igual modo, una de las claves para conocer la mente de Jesucristo es leer las Sagradas Escrituras, acerca de su vida (Juan 17:3) “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. T también en éste precioso Libro dice: (Juan 5:39) “Escudriñad las Escrituras; Porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; Y ellas son las que dan testimonio de mí”. Existen cuatro Libros sobre la vida de Jesús: En este Poderoso Evangelio, que fueron escritos por Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Si los lee con atención, percibirás la manera de pensar de Jesús, la profundidad de sus sentimientos y los motivos que impulsaron sus actos. Al reflexionar en lo que leas sobre ÉL, se hará una clara imagen mental de la clase de persona que es. Incluso si consideras que ya está siguiendo a Jesucristo, leer estos cuatro Libros y meditar en ellos te ayudará a ‘seguir creciendo en la bondad inmerecida y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo’ (2 Pedro 3:18) “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén”. Con esto presente, analicemos éste ejemplo en el Libro de Juan, para ver por qué era Jesús una persona tan espiritual. Luego veamos cómo podemos imitar su ejemplo (Juan 13:15) “Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido”.
Definitivamente el servir es la mejor forma de comenzar a pensar como Jesucristo, ahora esta última pregunta: ¿Quieres o estás dispuesto o dispuesta a servir? Ahora quiero leerles éste último versículo; (2 Corintios 5: 20) “Así que, somos embajadores en Nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; Os rogamos en Nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”. Padre… Por favor… Por favor… Por favor… Abre los ojos de mis hermanos, para que puedan ver a Jesucristo, por favor, Padre Celestial, manifiéstate con Gran Poder, en cada uno de mis hermanos aquí presentes, y abre su entendimiento; Te suplico en el Nombre de tu Hijo Jesucristo, que lo que has hecho en mi lo hagas en ellos; Por favor hermano, por favor hermana, Escrito Está que te ruegue en el Nombre de Jesucristo, y en Ésta hora te ruego en el Nombre de Jesucristo, que recibas de verdad a Jesucristo en tu corazón. Hoo, Padre, por favor respáldame en esta oración y transforma sus pensamientos en el Nombre de Jesucristo. Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

sábado, 28 de abril de 2018

NO ES LO MISMO LLEGAR, QUE MANTENERSE CAMINANDO CON DIOS


29 de Abril de 2018
NO ES LO MISMO LLEGAR, QUE MANTENERSE CAMINANDO CON DIOS
Aquellos que han seguido el ejemplo de Enoc y de los cuales se puede decir: “y caminó con Dios”. Enoc significa en hebreoDEDICADO”. Fue el séptimo en la descendencia de Adán y se dice en Gen 5:21-24 que caminó con Dios. El verbo "caminar" en este lugar significa literalmente "anduvo" con Dios, esto es, vivió con Dios, o como lo dice la Nueva Versión Internacional (NVI): "Enoc anduvo fielmente con Dios...". Esta frase incluye diferentes conceptos, implica una variedad de aspectos que iremos enumerando. (Génesis 5:21 al 24) 21 Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. 22 Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. 23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. 24 Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”; (Hebreos 11:5 y 6) 5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. 6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; Porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”; (Judas 1:14 al 16)14 De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, 15 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra ÉL. 16 Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho”.

CAMINAR CON DIOS SIGNIFICA CONOCER A DIOS: Esto es, conocerlo personalmente, entrar en una relación estrecha con El. No es una religión aprendida de los antepasados, ni ritos que se hacen mecánicamente. Es el reconocimiento de nuestros pecados y la necesidad de su perdón. ¿Conoces tú a Dios? Te invito a que entres en una relación personal con Jehová Dios por medio de su Hijo Jesucristo. Jesucristo dijo de Sí mismo: (Jn.14:6) “Jesús le dijo: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; Nadie viene al Padre, sino por Mí”. Y Dice también: (Jn.10:9)Yo soy la puerta; El que por Mí entrare, será salvo; Y entrará, y saldrá, y hallará pastos”. En otras palabras, para poder andar con Jehová Dios como lo hizo Enoc, tienes que entrar por la puerta que es Jesucristo, y caminar por el camino que también es Jesucristo. Entonces el estar de acuerdo con Jehová Dios nuestro Padre Celestial es hacer su Perfecta Voluntad: Porque dos personas no pueden caminar juntas si no hay acuerdo entre ellas. Deben llevar el mismo paso y seguir la misma dirección. Así, el caminar con Jehová Dios es aceptar su Perfecta Voluntad en nuestras vidas pues Él nos creó con un propósito y es nuestro deber el cumplirlo. Es negarnos a nosotros mismos (Mateo 16:24) “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Estoy seguro que muchos que estamos caminado con Jehová Dios, gran parte de nuestra vida, tuvimos que rechazar muchas “oportunidades” que el mundo nos ofrece con tal de seguir caminando con Jehová Dios. Por medio del apóstol Pablo lo destaca en: (Filipenses 3:13 y 14)13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; Pero una cosa hago: Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”. Él desea conducirnos en cada etapa de nuestras vidas. Debemos estar dispuestos a permitir que ÉL pueda hacerlo. Debemos estar dispuestos a caminar a su lado en cada momento.

CAMINAR CON JEHOVÁ DIOS ES ESTAR EN COMUNICACIÓN CON ÉL: Enoc, al caminar con Jehová Dios, sin lugar a duda tenía comunicación constante con El. Si quieres caminar con Jehová Dios tienes que tener un diálogo constante con Él. ¿Cómo funciona el diálogo con Dios? Esto es fácil de responder. Jehová Dios nos habla por medio de Su Palabra, las Sagradas Escrituras y nosotros le hablamos por medio de la oración. El no tener diálogo constante con Jehová Dios, se va a manifestar en tu vida. Es como meterse en el tránsito de una gran Ciudad desconocida, sin fijarse en el mapa. Es como querer manejar una sofisticada máquina sin leer el manual. Evidentemente las consecuencias no serán positivas, (Salmos 127:1 y 2)1 Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. 2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño”. Más si todavía, sabemos que nuestras armas defensivas y ofensivas en nuestra batalla espiritual son justamente la Palabra y la oración: (Ef.6:17,18)17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios; 18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”. Creo que la razón por la cual hay tantos cristianos derrotados y constantemente caídos se debe a la falta de comunicación, a la falta de comunión con Jehová Dios. Enoc sólo se pudo mantener firme en una sociedad completamente corrupta, por su íntima comunicación con Jehová Dios. ¿Cómo está tu comunicación con Dios? ¿Estas aprovechando bien tu tiempo, las oportunidades para crecer?

MUCHO TIENE QUE VEER NUESTRO CORAZÓN. Porque en el corazón espiritual, es dónde se conglomeran todas las partes internas del hombre, cómo el alma, el Espíritu Santo, Jesucristo, en las Sagradas Escrituras, que es la Palabra de Jehová Dios hay un remedio apropiado para todas las enfermedades del alma: (1 Tesalonicenses 3:13)Para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos”; (Proverbios 4:23) “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida”. En nuestro corazón está compuesto por todas las partes de nuestro ser interior, por ejemplo: Alma, nuestra mente, nuestra parte emotiva y nuestra voluntad: (Mateo 9:4) “Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?”; (Hechos 4:12) “Y en ningún otro hay salvación; Porque no hay otro Nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”; (Juan 14:1) “No se turbe vuestro corazón; Creéis en Dios, creed también en Mí”; (Juan 16:22) “También vosotros ahora tenéis tristeza; Pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo”; (Hch. 11:23) “Este, cuando llegó, y vio la Gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor; (1 Juan 3:19 y 20)19 Y en esto conocemos que somos de la Verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de ÉL; 20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y ÉL sabe todas las cosas”. "Agradar a Dios" significa que Dios se complace en ti; Es ser aceptable delante de Él. A Jehová Dios le agrada, le llena de alegría y satisfacción cuando una persona busca hacer Su Perfecta Voluntad. Como resultado nuestro Padre Celestial nos llenará de bendiciones, que podremos comprobar en nuestras vidas, por ejemplo: La Paz de Enoc demuestra su intimidad con Dios, porque vivió en los días de Noé, cuando estaban pasando momentos de gran maldad. (Isa. 26:3) “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; Porque en Ti ha confiado”. Todo el tiempo traía gozo a pesar de las circunstancias de su entorno (Salmo16:11) “Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre”. La alegría es pasajera, el gozo es parte del fruto del Espíritu y es permanente pues no depende de las circunstancias sino de la relación íntima con Jehová Dios en nuestras vidas.
Existe un obstáculo, en nuestro corazón, muy grande, en cada uno de nosotros, es tan grande que ha existido siempre, desde Adán y Eva hasta nuestros tiempos. Y se llama “DESOBEDIENCIA”. Por ejemplo: ¿POR QUÉ RESPETAR LA AUTORIDAD? Porque Nuestro padre Celestial lo manda y nos manda que honremos a todos los seres humanos de toda clase: (1 PEDRO 2:15 al 17)15 Porque esta es la Voluntad de Dios: Que, haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; 16 Como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 17 Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey”. La cara desfigurada de los hijos, son un reflejo de la lucha que se libra en su interior. cuando un hijo oye la voz de su padre mandándole algún asunto y sabe que debe respetarlo; Pero, en este caso, sencillamente no quiere obedecerlo. ¡Qué dilema! Pues bien, de vez en cuando nos ocurre algo parecido a todos nosotros. Nos resulta siempre muy difícil respetar a quienes tienen cierto grado de autoridad. ¿Tú has tenido este problema alguna vez? Si, así es, puedes estar seguro de que no eres el único. Sin embargo, las Sagradas Escrituras, nos mandan acatar la autoridad, independientemente de que el mundo sea cada día más rebelde (Proverbios 24:21) “Teme a Jehová, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los VELEIDOSOS (son de poca constancia en sus actos, gustos o ideas)”. Es más, si queremos mantenernos en el amor de Dios, nuestro padre Celestial, entonces es imprescindible que obedezcamos este mandato de las Sagradas Escrituras. Ahora bien, ¿Por qué nos cuesta obedecer tanto? ¿Por qué nos pide Jehová que lo hagamos? ¿Qué nos ayudará a obedecerlo, y de qué maneras podemos cumplirlo? A continuación, responderemos estas preguntas.

Nos resulta difícil respetar la autoridad, porque todos somos imperfectos, y porque los hombres y mujeres que ejercen la autoridad también lo somos. El pecado y la imperfección que nos afligen surgieron hace miles de años en el jardín de Edén, cuando Adán y Eva se rebelaron contra Jehová Dios. Como vemos, el pecado comenzó con una rebelión. Y hasta el día de hoy, nacemos con la tendencia a rebelarnos (Génesis 2:15 al 17) “15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; Porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”; (Génesis 3:1 al 7) “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; La cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 Sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; Y tomó de su fruto, y comió; Y dio también a su marido, el cual comió, así como ella. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; Entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales”; (Salmo 51:5) “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”; (Romanos 5:12) “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.
Porque somos pecadores por naturaleza, el orgullo y la arrogancia suelen brotar fácilmente en nosotros, a diferencia de la humildad, que tanto trabajo nos cuesta cultivar y mantener. De hecho, aunque llevemos años sirviendo fielmente a Jehová Dios, podemos volvernos orgullosos y testarudos. Esto fue lo que le ocurrió a Coré. Este israelita había superado muchas dificultades junto al pueblo de Dios. Sin embargo, acabó cediendo a las ansias de poder y cometió la osadía de iniciar una rebelión contra Moisés, el hombre más manso de aquella época; (Números 16:1 al 3)1 Coré hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente, 2 y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre. 3 Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿Por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?”. Algo similar sucedió con el rey Uzías, quien, llevado por el orgullo, se atrevió a penetrar en el templo de Jehová y efectuar una función sagrada reservada a los sacerdotes (2 Crónicas 26:16 al 21)16 Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina; porque se rebeló contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehová para quemar incienso en el altar del incienso. 17 Y entró tras él el sacerdote Azarías, y con él ochenta sacerdotes de Jehová, varones valientes. 18 Y se pusieron contra el rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, oh Uzías, el quemar incienso a Jehová, sino a los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemarlo. Sal del santuario, porque has prevaricado (Abuso de autoridad), y no te será para gloria delante de Jehová Dios. 19 Entonces Uzías, teniendo en la mano un incensario para ofrecer incienso, se llenó de ira; Y en su ira contra los sacerdotes, la lepra le brotó en la frente, delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del incienso. 20 Y le miró el sumo sacerdote Azarías, y todos los sacerdotes, y he aquí la lepra estaba en su frente; Y le hicieron salir apresuradamente de aquel lugar; Y él también se dio prisa a salir, porque Jehová lo había herido. 21 Así el rey Uzías fue leproso hasta el día de su muerte, y habitó leproso en una casa apartada, por lo cual fue excluido de la casa de Jehová; Y Jotam su hijo tuvo cargo de la casa real, gobernando al pueblo de la tierra”. Coré y Uzías pagaron muy cara su rebelión. Con todo, lo que les sucedió nos enseña una importante lección: tenemos que luchar contra el orgullo, y nuestro cochino carácter, pues esta actitud nos dificulta respetar la autoridad.

El tener una buena relación con nuestro Padre Celestial nos da Él, protección y guía en nuestro camino, porque no andaremos solos, Jehová Dios estará con nosotros en nuestro diario vivir (Salmo 23:4)Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu VARA y tu CAYADO me infundirán aliento”. La vara de la disciplina y el cayado de Su cuidado. Porque necesitamos saber que tan Bueno es nuestro Padre Celestial, que tiene no solamente la vara de disciplina, sino el cayado que utiliza nuestro Padre Celestial, para rescatar la oveja que ha caído. Muchos cristianos conocen la vara, pero no el cayado que infunde aliento. El cayado, es la Autoridad y seguridad de nuestro Padre Celestial, que está cuidando de nosotros y que no nos va a dejar caer por el precipicio. El cayado da la seguridad en un amor que no nos dejará. Necesitamos conocer a nuestro Padre Celestial, que dio la vida de su Hijo Jesucristo por las ovejas. Su cayado nos dice que Jehová Dios tomará las medidas necesarias para evitar que nos perdamos, que Su Mano fuerte nos sostendrá. (Salmo 103:3 al 6) “3 Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 5 El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila. 6 Jehová es el que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia”. El cayado de nuestro padre Celestial nos infundirá aliento y confianza.  Sus promesas nos darán seguridad. (Romanos 8:31 al 34)31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros? 32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿Cómo no nos dará también con Él todas las cosas? 33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. 34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; Más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros”. Algunos predican solamente la vara. El que predica la ley, produce el sentimiento de condenación. Los que se sienten condenados, también condenan, y no inspiran vida. El diablo utiliza la ley y la conciencia para oprimir y deprimir. Muchos cristianos viven bajo condenación y otros ya han dejado de luchar y han ido al mundo y al dinero para su aliento, buscando encontrar el fruto del Espíritu en las obras de la carne.

Que seguridad nos da el estar al lado de nuestro Padre y Dios. Él no nos dejará ni desamparará, Él no nos traicionará. Si Dios es con nosotros, ¿Quién contra nosotros? (Romanos 8:31) “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?”. Con su vara y cayado nos da aliento y nos guía. Cuántas decisiones hay que tomar a diario. Algunas son cotidianas y otras trascendentes que determinarán el curso de toda la vida, el éxito o la ruina, la bendición o el castigo, el fruto o la falta del mismo, vida o muerte. Muchas veces el tomar la decisión no se nos hace fácil, pero si confías plenamente en nuestro Padre Celestial entonces experimentarás: (Salmo 32:8 al 10)8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos. 9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetados con cabestro y con freno, porque si no, no se acercan a ti. 10 Muchos dolores habrá para el impío; Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia”. Nos podemos someter a la vara de la disciplina, sabiendo que Jehová Dios nos quiere librar del dominio y esclavitud del pecado. Podemos tener seguridad con Su cayado que nos infunde aliento, sabiendo que nada, ni nadie nos puede separar del amor de Dios que está en Cristo Jesús.

El tener una buena relación con nuestro Padre Celestial, seremos más útiles en nuestra vida: Tendremos abundante, fruto siempre y cuando caminemos con Jehová Dios. Aun en la tercera edad podemos dar frutos (Salmo 92:13 al 15) “13 Plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán. 14 Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, 15 Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, y que en ÉL no hay injusticia”. Estaremos vigorosos. Solo aquel que haya caminado con Jehová Dios puede ver en su vida la plenitud del fruto del Espíritu. Este fruto se hace vivo, tangible, real a través de nuestro servicio a Dios y al prójimo. No dejes que este mundo consumista y egoísta te aleje de la oportunidad de testificar y servir. Enoc lo hizo en tiempos tan difíciles como los de ahora y tuvo palabras proféticas (Judas 1:14 y 15)14 De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, 15 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra ÉL”. Servir a Dios no es hacer cosas extraordinarias, es hacer lo ordinario en forma extraordinaria. Toma tu vida cotidiana, tu vida de todos los días, tu descanso, tus comidas, tu trabajo, tus idas y venidas, ponlas como una ofrenda ante Jehová Dios, tu Padre Celestial. El trabajo se convierte en adoración cuando se lo dedicamos a ÉL y lo llevamos a cabo conscientes de su Presencia.

En nuestra Iglesia en Cristo JesúsMi Libertadorhay oportunidades diversas de servicio, incorpórate a algún ministerio y da fruto. Porque así podremos ver la Gloria de Dios: LE LLEVÓ DIOS…” Enoc pudo disfrutar de la gloria por la cual estuvo dispuesto a pagar el precio de una vida andando en sus caminos. Pudo ver lo que anhelaba y fue premiado por su fidelidad. Esto será para cada hombre y mujer que le es fiel. Esta recompensa ya la empezamos a tener incluso aquí en la tierra. Una vida que ha sido entregada por completo al Señor Jesucristo ya conlleva su premio en sí misma. El seguir a Jesucristo nos da un gozo y satisfacción, que es vida en el más amplio sentido de la Palabra. Es vida verdadera: (Jn.10:10) “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Jesucristo dijo reiteradas veces: (Marcos 8:35)Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; Y todo el que pierda su vida por causa de mí y del Evangelio, la salvará”. El caminar con Jehová Dios nos llena de Esperanza porque sabemos que al final del camino tendremos preparada unas moradas celestiales (1 Timoteo 1:12) “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio”. (2 TIMOTEO 1:12) “Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día”. Enoc caminó con Dios, confió en Dios, agradó a Dios y fue llevado por Dios directo a su Presencia. Hoy podemos caminar con Dios, descansar en El y disfrutar de sus bendiciones aquí en la tierra y por la eternidad. Hoy Estoy seguro que no lamentas ésta decisión, de caminar con Jehová Dios, nuestro Padre Celestial. Porque es la más importante de tu vida. Si aún no lo has hecho, te invito hoy a que camines con Jehová Dios, entregando tu vida a Él. Y si ya lo has hecho, aprovecha su compañía, acércate más a Él, disfruta de su Presencia, descansa en El, (Salmo 37:5) “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en ÉL; y ÉL hará”.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).