jueves, 22 de junio de 2017

“BAJO EL EVANGELIO DE LA GRACIA CON LOS OJOS EN JESUCRISTO”

21 de Junio de 2017
ENTRENANDO SOLDADOS DE JESUCRISTO PARTE 2
“BAJO EL EVANGELIO DE LA GRACIA CON LOS OJOS EN JESUCRISTO”
        LECCIÓN DE JESUCRISTO # 07 (Hebreos 12:1-11)
PROPOSITO DE ESTE TALLER: Es entender que estamos todos bajo la disciplina de nuestro Padre Celestial debido a que; Toda nuestra vida aquí es un estado infantil e imperfecta en cuanto a las cosas espirituales; por tanto, debemos someternos a la disciplina de tal estado. Cuando lleguemos al estado perfecto estaremos plenamente reconciliados con todas las disciplinas presentes de Jehová Dios para con nosotros. La corrección de Dios no es condenación; el castigo puede ser soportado con paciencia y fomenta grandemente la santidad. Entonces, aprendamos a considerar las aflicciones que nos acarrea la maldad de los hombres como correcciones enviadas por nuestro bondadoso y santo Padre para nuestro bien espiritual. La obediencia perseverante por fe en Jesucristo es la carrera puesta ante nosotros en la cual debemos ganar la corona de gloria o tener la miseria eterna como su porción; que es la otra alternativa. Por el pecado que tan fácilmente nos alcanza, entendamos que el pecado es a lo que más nos inclinamos, a lo cual estamos más expuestos, por costumbre, edad o circunstancias. Esta es una exhortación de suma importancia, porque mientras permanezca sin ser quitado éste yugo del pecado favorito, sea cual sea, de un hombre, o mujer le impedirá correr la carrera como hijos de Dios, porque te quita toda motivación para correr y además te dará la entrada al desaliento más completo. Los cristianos no debemos desmayar bajo las pruebas. Aunque los enemigos y perseguidores sean instrumentos para infligir sufrimientos, son de todos modos, disciplina divina; Nuestro Padre Celestial tiene su mano en todo y su fin sabio es responder por todo. No deben tomar con ligereza sus aflicciones ni entristecerse bajo ellas, porque son la mano y la vara de Dios, su reprimenda por el pecado. No deben deprimirse ni hundirse bajo las pruebas, afanarse ni irritarse, sino soportar con fe y paciencia. Nuestro Padre y Dios puede, dejar solos a los demás en sus pecados, pero corregirá el pecado en sus propios hijos. Actúa en esto como corresponde a un Padre Celestial que nos ama. Nuestros padres terrenales nos castigan a veces para satisfacer sus propias pasiones más que para reformar nuestros modales. (Proverbios 3:12;13:24)12 Porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere. 24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige”. Así nuestro Padre de nuestras almas nunca quiere apenar ni afligir a sus hijos. Siempre es para nuestro provecho.
OBSERVACIÓN
1) ¿De qué debemos de despojarnos? R: de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.
2) ¿Qué es lo que hiso Jesús para que nosotros pongamos nuestros ojos en el Autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz? R: menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
3) ¿Para qué nos sirve considerar a Jesús que sufrió la crucifixión por nosotros? R: para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.
4) ¿Qué es lo que ninguno de nosotros hemos llegado a resistir hasta el grado sangre? R: combatiendo contra el pecado.
5) ¿Cuál es la exhortación de nuestro Padre Celestial? R: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por Él.
6) ¿Cuál es la explicación que nuestro Padre Celestial? R: Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.
7) ¿Cuál es la pregunta que nos hace nuestro Padre Celestial acerca de soportar la disciplina? R: ¿Qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
8) ¿Qué seriamos si no permitiéramos la disciplina de nuestro Padre Celestial? R: bastardos, y no hijos.
9) ¿Cuál es la pregunta de nuestro Padre Celestial al comparar la disciplina que recibíamos de nuestros padres y los venerábamos? R: ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
10) ¿Cuál es el propósito de nuestro Padre Celestial al disciplinarnos? R: para que participemos de su santidad.
11) ¿Qué es lo que después de la disciplina produce en cada uno de nosotros que somos disciplinados? R: da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.
INTERPRETACIÓN
1) ¿Qué significa el pecado que nos asedia? R: Que siempre nos acorralaba hasta que caíamos.
2) ¿Qué quiere decir que Jesús menospreció el oprobio? R: Cosa que produce deshonra y vergüenza de haberlo exhibido desnudo en público.
3) ¿Qué significa que Jesús sufrió la contradicción? R: Que Jesús contradijo la sentencia de muerte que triamos poniéndose Él en nuestro lugar.
5) ¿Qué quiere decir menospreciar la disciplina de nuestro Padre? R: Considerar que su disciplina no merece ningún aprecio o atención.      
6) ¿Qué significa azotar? R: dar golpes en forma repetida.
7) ¿Qué quiere decir soportar la disciplina? R: Aguantar de manera que no se caiga o se tambalee.
8) ¿Qué significa bastardo? R: persona que ha nacido fuera del matrimonio.
9) ¿Qué quiere decir venerar a nuestros padres? R: Sentir y demostrar gran amor y respeto a nuestros padres por su virtud, dignidad, méritos (hasta decíamos mi santa madrecita).
10) ¿Qué significa la disciplina según el parecer de nuestros padres? R: Tener determinada apariencia o aspecto de rectitud según su criterio, aunque estén equivocados.
11) ¿Qué quiere decir que después de la discipli8na tendremos fruto apacible? R: Que estaremos libres de brusquedad, violencia y por esta razón resulta agradable y tranquilo.
APLICACIÓN
1) ¿Sabes cuál es el pecado que más te asedia, pera que no te confíes? R: Sí.
1) ¿Por qué tienes que correr con paciencia esta carrera? R: Porque vamos enfrentar obstáculos y aun cosas que intentaran detenernos o hacer que corramos lentamente. En ocasiones aun deteniendo nuestro avance y fuerza espiritual. Es por esta razón que es tan necesario el despojarnos de todo peso, de aquel lastre, de todo obstáculo que nos detiene (Efesios 4:22–24; Lucas 8:14).
3) ¿Por qué debemos de vigilar en nuestra vida el ánimo para que no se cansarnos hasta desmayar? R: Debo decir con toda sinceridad, que al menos que tú no permanezcas cerca de la Palabra de Dios, la cual te mantendrá cerca de la persona de Jesucristo, donde el Espíritu Santo pueda tomar las cosas de Jesucristo y convertirlas para ti en una realidad, te vas a cansar de la vida cristiana, y te vas a desanimar. Ésta es la razón por la cual hoy vemos cristianos desanimados por todas partes.
4) ¿Cómo combates contra el pecado? R: orando pidiéndole al Padre que transforme mi mente.
5) ¿Cómo puedes darte cuenta que la disciplina viene del Padre? R: Porque se de antemano que yo estoy mal.
6) ¿Cómo sabes que Dios te ama? R: Las veces que me he salido del camino Él me corrige.
7) ¿Qué haces en medio de la disciplina de Dios? R: le pido que me diga cuál es el propósito y que quiere cambiar en mí si es que no lo sé.
8) ¿Prefieres ser bastardo en lugar de la disciplina de tu Padre Celestial? R: No.
9) ¿Qué disciplina prefieres la del Padre o de tus padres? R: del Padre.

9) ¿Por qué? R: Porque la del Padre Celestial nos disciplina con propósito, en cambio la de los padres en veces era para descargar sus enojos.
Publicar un comentario